Type and press Enter.

Turismo funerario en Madrid

Cuando nos encontramos en las jornadas correspondientes del puente de Todos los Santos, vísperas también del día de los Difuntos, parece este un buen momento para hablar del denominado turismo funerario. No se trata de ninguna novedad, ni de ninguna práctica marginal, morbosa o extravagante. El turismo funerario existe desde el mismo momento en el que nació el turismo como tal.

Cualquier persona sabe que los viajes a París suelen incluir una visita al mítico Cementerio de Montparnasse, en el que reposan los restos de personajes irrepetibles de la historia de las letras y de la filosofía, como Sartre, Beauvoir, Vallejo, Maupassant, Ionesco o Cortázar. De hecho, muchos cementerios pueden calificarse de verdaderos monumentos en los que permanecen las sepulturas de figuras que dejaron una clara huella en la historia.

Por ejemplo, los viajeros que eligen Egipto como destino tienen su principal foco de atracción en el turismo funerario, representado por las Pirámides o por el Valle de los Reyes. La lista de destinos tradicionales de turismo funerario es inacabable y estos son solo unos ejemplos ilustrativos.

Ahora, los residentes y los turistas que se desplacen a Madrid tendrán la oportunidad de vivir una visita guiada al Cementerio de San Isidro, en grupos de 30 personas. La relación de figuras de referencia allí enterradas representa un verdadero recuento de nuestro devenir histórico y cotidiano. En este Cementerio de San Isidro de Madrid están enterrados la duquesa de Alba (pintada por Goya), el torero Frascuelo, los Dominguín-Bosé, José Abascal, Maura, García Noblejas, Alonso Martínez, Diego de León, Enrique de Borbón y Borbón, Barbieri, Concha Piquer, la Argentinita, la cupletista ‘La Fornarina’, entre otros muchos.

Además, el Cementerio de San Isidro de Madrid es en sí mismo un recinto monumental que incluye, resume y representa la historia de los gustos y tendencias artísticas de los silglos XIX, XX y XXI, plasmados en los propios nichos, panteones o tumbas.

Insistimos en que el turismo funerario no es nada innovador ni excéntrico. Bastará también con citar a los muchos visitantes que se acercan a la tumba de Lady Diana Spencer, al Mausoleo de Lenín, al Valle de los Caídos o al Cementerio de San Fernando en Sevilla para visitar las tumbas de los toreros Belmonte, Joselito el Gallo o Paquirri. Solo por hacer mención a otros destinos representativos.

Consejos Hoteles en Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *